Reglas de oro en la negociación con los Bancos

La estrategia financiera es una de las tareas más complicadas en la gestión de empresas, sobre todo para las Pymes. Además, será diferente para cada empresa o proyecto, puesto que dependerá de muchos factores: tipo de empresa, tamaño, personalidad del empresario, el momento del ciclo económico, etc …

El conocimiento de los productos financieros existentes, cómo presentar las cifras y aspectos del negocio, o utilizar correctamente las herramientas de negociación ante un banco, hace que las empresas puedan conseguir mejores condiciones en los diferentes productos o servicios en cada momento.

Reglas de oro en la negociación bancaria

No debemos olvidar nunca que los Bancos son nuestros principales proveedores. Es por ello que hay que intentar que la relación sea larga y provechosa para ambas partes.

A continuación, detallamos las reglas básicas a seguir en las negociaciones con las Entidades Financieras:

1. Hay que tener definidos objetivos claros y concretos: una inversión, liquidez, descuento de papel, etc…

2. Anticiparse a las necesidades financieras de la empresa para poder actuar con suficiente margen. En muchas ocasiones, las empresas se ven obligadas a aceptar las condiciones del Banco por no disponer de margen para analizar otras alternativas, y las Entidades Financieras se aprovechan de ello.

3. Negociar siempre con al menos dos bancos, y hacérselo saber a cada uno de ellos.

4. Conocer con antelación la información que solicitará la entidad financiera (cuentas anuales, impuesto de sociedades, IVA, pool bancario,…) y los requisitos que va a exigir (garantías reales, avalistas, incremento de la vinculación con el Banco a través de la contratación de productos adicionales: seguros, inversiones, etc …).

5. No negociar por separado los diferentes servicios bancarios que se vayan a necesitar.

6. Mantener una relación cordial con la entidad bancaria cumpliendo con los compromisos asumidos, en la medida de lo posible, y no ocultando información.

7. Obtener evidencia por escrito de las condiciones de la operación, las palabras se las lleva el viento.

8. Realizar un seguimiento de las negociaciones pactadas: Es importante verificar las condiciones pactadas en el momento de la formalización. No es la primera vez que una Entidad Financiera modifica alguna condición de las acordadas durante la negociación.

9. Y finalmente, NEGOCIAR, sin excederse, pero hay que negociar.

Ponlas en práctica, obtendrás resultados desde el primer momento. Durante mi carrera profesional, he podido vivirlo desde los 2 bandos, y te puedo asegurar que funcionan.

Puntos clave para una buena gestión de tesorería

Otro aspecto importante, relacionado con la negociación bancaria, y que en la mayoría de pequeñas y medianas empresas se suelen cometer errores es en la gestión de tesorería. Resumidamente, estos son los aspectos importantes que hay que tener en cuenta:

1. Gestionar de manera eficiente los cobros y los pagos:

a. Gestión de cobros: intentar reducir el plazo de tiempo desde la venta o prestación del servicio hasta el cobro efectivo.

b. Gestión de pagos: cumplir con las obligaciones asumidas en la fecha pactada y de la forma acordada. Al negociar con los proveedores, siempre hay que intentar elegir un medio de pago donde la iniciativa y el control esté en nuestras manos, y por supuesto alargar el plazo de pago lo máximo posible (la financiación que nos aportan los proveedores y acreedores es a coste cero a diferencia de la concedida por las Entidades Financieras).

2. Elaborar un presupuesto de tesorería para garantizar que en todo momento los recursos líquidos generados podrán hacer frente a las obligaciones inmediatas de pago. Mediante el presupuesto de tesorería podemos visualizar la situación, anticipar las necesidades de liquidez y adoptar medidas correctoras.

3. Mantener relaciones fluidas con las distintas áreas funcionales de la empresa (compras y logística, ventas, informática, departamento jurídico, etc …).

4. Establecer relaciones de confianza con los bancos. Para ello, es necesario mantener una actitud proactiva y confianza mutua.

En conclusión, la gestión de tesorería es un tema prioritario en la gestión empresarial, y muchas empresas no le dan la importancia que deberían.

Llámanos y te asesoramos.

Please follow and like us:
No Comments

Post A Comment